Volvemos de Vacaciones: ¡bueno y qué! 5 consejos para vencer el estrés postvacacional

123
0
Compartir:
estres postvacacional

¿Has vuelto de vacaciones? ¿Tienes estrés postvacacional? Es curioso cómo a fuerza de repetir las cosas: nos las creemos, se ponen de moda, las magnificamos y ¡hasta las sentimos!

Hace unos años no existía esto del síndrome postvacacional… Atontamiento por haber desconectado de la rutina y volver, sí; mala leche por tener que levantarte pronto y necesitar coger el ritmo, también; penita por perder el moreno y porque los días se acortan, ¡mucha! Pero no tenía nombre…

Ahora le hemos dado un denominación, lo insertamos en una patología, y no sé si eso nos hace sentir mejor o peor. Quizá nos ayuda a relativizar, por aquello de: “mal de muchos… ¡consuelo al fin y al cabo!” pero también nos obliga en cierta manera a tenerlo más presente.

Que si no tienes estrés posvacacional no eres nadie ¡oyes! Que es lo normal y si no eres rarito… Y tú dando explicaciones: “no, si es que me gusta mi trabajo”, “es que tengo varios proyectos que me ilusionan”, “¡pero si estaba hartito de mi suegra!”… Y ves la cara del de enfrente como si estuviera mirando a un marciano…

Así que, con todo esto, hoy te traemos nuestros consejos Slow Marketing para que estés mejor.

Te animamos a que venzas el estrés postvacacional 

Pues claro… así las cosas, mejor eso de entrar en la dinámica de: “sí, sí… tengo el síndrome ese del de después de las vacaciones” ¡y santas pascuas! Pero no… ¡sé fuerte, my friend!

Desde Slow Marketing te animamos a que venzas todo esto aprendido y etiquetado, queremos que veas el otro lado: ¡el de que te gusta tu vocación y lo que haces! Porque ya sabéis que: ¡a nosotros nos gustan los lunes! ¡y la vuelta de vacaciones! Ya… ¡estamos muy, muy locos!

Y queremos que tú también lo estés, que te vuelvas chalado de atar, de remate, y disfrutes de tu día a día y de tu profesión, de todo eso que llena tantas horas de tu vida.

Así que, emulamos a Joaquín Sabina y a esa grandísima canción –como todas las suyas- en la que nos trae: “Más de cien motivos para no cortarse de un tajo las venas” y que te recomendamos encarecidamente en esta época (te dejamos el link a vídeo con letra). Nosotros te traemos 5 razones de peso.

5 maneras de vencer el síndrome postvacacional y dejarte las venas largas

  1. Personas a las que aprecias. Esto es como cuando volvíamos al cole: ¡estrenar ropa, material de librería –me encanta-, forrar los libros y volver a estar con los amigos eran cosas que nos motivaban!
    Ahora volver a ver a tus compañeros, a tus clientes, a esa gente del día a día a la que quieres ¡también es genial!
  2. Sentirte útil y realizado. Si tu trabajo te gusta, no hay ningún problema en volver a desempeñarlo. Yo estoy escribiendo este post y estoy motivada y feliz, ¡así que trabajar en algo que te motiva es todo un tesoro!
  3. Actividades que te llenen. Esta época es un buen momento para retomar todo eso que te gusta ¡o para que comiences a probarlo!: yoga, baile, meditación, dibujar… Eso sí, ve poco a poco, tampoco te satures con muchas actividades porque ahí sí que te puede venir ¡el estrés! y no será el postvacacional…
  4. Sigue haciendo cosas que hacías en verano. No hay que ser radical tampoco: si tienes piscina, playa, leías… lo que sea que te haya motivado en la época estival… Puedes mantenerlo, el buen tiempo sigue acompañando, así que ¡continúa disfrutando de esas cosas que te hacían feliz! ¡y del aire libre!
  5. Replantéate algo, si hace falta. A veces ocurre que ninguna de estas cosas anteriores consigue, ni la canción de Sabina, consigue levantarnos el ánimo. En ese caso quizá debas pensar si estás ejerciendo tu vocación y si te gusta lo que haces. Pero bueno… ¡todo a su debido tiempo! Ya irás viendo qué camino puedes tomar… ¡no te estreses tampoco si no puedes hacer cambios inmediatos! poquito a poquito…

¡Ah! Si eres de esas personas afortunadas que aún tiene vacaciones o que se las deja para septiembre: ¡a disfrutar! Y nada de lo anterior te va a hacer falta… bueno sí…: ¡en octubre! Pero eso ya lo pensaremos cuando llegue…

¿Y tú, tienes el tan mencionado estrés postvacacional? ¿Cómo lo vences?

Compartir:

Dejar un comentario

¡Hola! ¿Quieres conocer noticias interesantes de una publicidad hecha de otra manera, de un marketing slow y creativo?

Déjanos tu email y te las mandamos. Prometemos no ser pesados.

*Recibirás un correo de confirmación en este email, el alta no estará completa hasta que verifiques tu email. Así nos aseguramos de que nadie te suscribe sin tu consentimiento.

¡Hola! ¿Quieres conocer noticias interesantes de una publicidad hecha de otra manera, de un marketing slow y creativo?

Déjanos tu email y te las mandamos. Prometemos no ser pesados.

*Recibirás un correo de confirmación en este email, el alta no estará completa hasta que verifiques tu email. Así nos aseguramos de que nadie te suscribe sin tu consentimiento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies