Ser slow es ser más eficiente… ¡Te lo demostramos! Querrás ser slow…

244
0
Compartir:

En este artículo quiero haceros pensar sobre el significado de ser slow, que meditemos acerca de la lentitud y sobre las ocasiones en las que hacer las cosas de forma pausada trae mejores resultados.

El otro día mi buen amigo Manuel Ruiz -extraordinaria persona y mejor profesional, emprendedor donde los haya y trabajador incansable- me decía que a él esto del slow le sonaba regular porque siempre va acelerado y que le hablen de lentitud, pues como que no…: “¿por qué has elegido ese nombre para tu empresa?”

Y claro… es cierto, así vamos todos… corriendo y venga a correr. Por eso hoy le dedico este post a él y, también, a todos aquellos que pensáis que lo lento es negativo, que ser slow significa estar cazando moscas y que hay que ir apresurado por la vida.

Ser slow es ser eficiente: ¿sabes por qué?

Hoy vengo a haceros reflexionar y a demostraros que ser slow significa tener más rendimiento, supone hacer mejor cada tarea que desarrollamos y permite consechar un mayor éxito en todo aquello que llevamos a cabo.

La filosofía slow no significa ser lento… bueno, sí… es evidentemente su traducción al castellano… pero en el sentido de ser “bien hecho”, de dedicarle a cada proceso el tiempo necesario.

Ser slow es aquello que decía el refrán y recitaban nuestras abuelas, eso de: “vísteme despacio, que tengo prisa”. Es tomar el tiempo necesario para cada cometido, ni más ni menos.

Correr mucho es tropezarse, caer, bloquearse…

¿No has tenido esa experiencia?: ¿correr y tropezarte? ¿querer hacer algo muy rápido y que se te caigan cosas, no dar pie con bola, no encontrar lo que tienes que coger…? ¿buscar terminar algo de forma apresurada y bloquearte?…

En resumen: pisar el acelerador y… conseguir todo lo contrario: ¡ir más lento!… quedar en punto muerto. Querer ir muy deprisa y sólo lograr: agobio, cabreo, nerviosismo, abatimiento y… ¡que todo salga mal!

Ya… demasiadas veces… es el estrés que nos rodea, eso de tener que ser más eficientes que nadie, conseguir más que ninguno, correr más que cualquiera, llegar los primeros… pero… ¿llegar a dónde?

Vivir preocupado y con prisa es hacer las cosas peor

Esa culpa que nos golpea si no estamos tensos, ansiosos, angustiados, fatigados, agotados… porque si permanecemos en calma y en conexión con nosotros parece que no estamos sufriendo lo suficiente, que no hacemos nada, que no realizamos bien las cosas…

Tenemos muy arraigado aquello de ganar el pan… ¡y de vivir!… con sudor, con flagelación, con angustia, con dolor… Pero: ¿de verdad ese es el camino? ¿en serio somos felices así? ¿disfrutamos de lo que nos rodea? ¿saboreamos nuestras vivencias?

¿De verdad así hacemos mejor las cosas? Es evidente que no, que únicamente conseguimos sentirnos mal, acabar molidos tras cada jornada y no sentirnos nada contentos con nuestras vidas. Convertimos nuestros trabajos y experiencias en mediocres.

Si no estamos bien no hacemos las cosas bien

Sinceramente, la experiencia me ha demostrado que con esa visión de correr y más correr, andamos equivocados porque sólo conseguimos lo contrario: sentirnos mal, hacer las cosas peor, ir a salto de mata, agobiarnos…  y ser muy ineficaces.

Así, es imposible que disfrutemos del camino, de lo único que tenemos realmente: el Ahora, el momento presente, que se nos escapa de forma constante, que se nos vuela, que se nos va… Y si no estamos bien no hacemos las cosas bien, por mucho que queramos.

Vivir es un vértigo y no una carrera, como dice Aute en esa canción maravillosa que se titula: “Me va la vida en ello”.

Ser slow es disfrutar el camino

Slow significa: paso a paso. Es la máxima eficiencia: cada tiempo dedicado a lo que hay que hacer. Mindfulness y máxima concentración en una cosa, en lo que se está realizando. Es dedicar a cada labor lo que necesita para realizarse bien.

Es maximizar los procesos, pero llevando a cabo los que son, porque no se pueden saltar etapas. Si nos saltamos fases en aquello que estamos realizando, por correr más: ¡no lo haremos bien!

¿A que estás mejor cuando disfrutas del camino? Cuando respiras y amas lo que haces… ¡Date tiempo!

Por eso mi empresa se llama Slow Marketing y es eficiente

Así, trabajamos en Slow Marketing, con los cimientos firmes y los procesos necesarios, para que cada proyecto sea sólido. Para que cada labor de comunicación y publicidad esté basada en objetivos y en valores claros y estables.

Nos basamos en la calidad, la eficiencia y en las garantías de una buena cimentación y cocinado. Además ofrecemos máxima transparencia en todo el proceso. ¡Este es nuestro proceder slow! Dedicar a cada cliente, el tiempo que necesita. Hacer marketing ético.

¿A que ahora tú también quieres ser slow? ¡Sí, lo sabemos! Por eso te invitamos a unirte a esa filosofía, buena para todo y para todos. 

slow y eficiencia

slow y eficiencia

Compartir:

Dejar un comentario

¡Hola! ¿Quieres conocer noticias interesantes de una publicidad hecha de otra manera, de un marketing slow y creativo?

Déjanos tu email y te las mandamos. Prometemos no ser pesados.

*Recibirás un correo de confirmación en este email, el alta no estará completa hasta que verifiques tu email. Así nos aseguramos de que nadie te suscribe sin tu consentimiento.

¡Hola! ¿Quieres conocer noticias interesantes de una publicidad hecha de otra manera, de un marketing slow y creativo?

Déjanos tu email y te las mandamos. Prometemos no ser pesados.

*Recibirás un correo de confirmación en este email, el alta no estará completa hasta que verifiques tu email. Así nos aseguramos de que nadie te suscribe sin tu consentimiento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies