Slow Marketing es la belleza real: ¡gracias Dove por tu apuesta!

208
0
Compartir:
gracias por la mujer real de Dove

En Slow Marketing nos encanta la transparencia, la belleza real es marketing slow. Presentar modelos espectaculares y tan delgadas como andróginas no representa el mundo real, por mucho que el sector de la moda se siga empeñando.

Una mujer real tiene curvas, a veces tiene ojeras, es blanca o negra, con algún michelín, con cicatrices o pecas, con estrías o celulitis, con identidad, con personalidad… porque la belleza es imperfecta.

En un post anterior hablábamos sobre la cosificación de la mujer en las campañas publicitarias. Hoy le añadimos el revestimiento y los falsos mitos que se nos han vendido en los anuncios de cosmética:

-Crema antiarrugas que nos muestra que quedaremos como la adolescente del anuncio ¡que no ha visto una arruga en su vida! ni siquiera en su ropa… ¡porque seguro que le plancha su madre!

-Anticelulíticos que nos dicen que nuestras cachas quedarán como las de la chica del spot quien, curiosamente, debe pesar 40 kilos y ¡no ha olido un brownie ni a 1 kilómetro en toda su corta existencia!

-Champús antiencrespado, efecto brillo intenso y deslumbrante para todas las miradas, que no podrán resistirse a tanto fulgor. Por supuesto, quedará igualito igualito que el pelo de la chica del anuncio, casualmente buscado entre 1 millón de candidatas… ¡Vamos… que así, así, sólo hay uno entre ese millón!

Por suerte para nosotras, nuestros bolsillos y nuestra maltrecha autoestima -a fuerza de mostrarnos estos patrones- hay marcas que están haciendo las cosas de forma diferente y que: ¡por fin! nos muestran una mujer real en los anuncios, de esas que nos encontramos en la vida misma.

Son pocas las firmas que apuestan por esto, sí, pero haberlas haylas. ¡Por suerte para nosotras! que, al menos, podemos ver otras cosas en publicidad.

La publicidad de cosméticos está al servicio de la venta 

Parece demasiado evidente ¿no? La publicidad de cosméticos nos lanza patrones inalcanzables para que nos pasemos la vida intentando llegar a ellos y que, así invirtamos nuestro dinero, contante y sonante, una y otra vez en sus falsas promesas.

En Slow Marketing queremos reivindicar la transparencia y la ética en este tipo de productos. Evidentemente una crema anticelulítica nos puede dejar la piel más tersa, pero nunca dejará nuestras pantorrillas como las piernas canijas de la modelo pubescente. ¡Y agradeceríamos mucho que no trataran de hacérnoslo creer!

Dove como marca ejemplo de enfoque a una mujer real

Por todo lo anterior agradecemos a marcas como Dove que hayan apostado por otras pautas, que nos haya traído la belleza real, que haya mostrado en sus anuncios a modelos de todo tipo: altas, bajas, delgadas, gordas, de pelo liso, rizado, encrespado…

De hecho, su visión como marca es: “Imagina un mundo donde la belleza es una fuente de confianza. No de ansiedad.” ¡Nos encanta! Ofrece a la mujer fe en sí misma y nos ayudan a querernos tal y como somos.

Este es su último anuncio de este año 2017, ¡absolutamente motivador!:

Mi belleza, mi decisión: por el respeto a todas las mujeres

En este anuncio de 2017 de Dove la firma sigue apostando por una línea de comunicación que rompió moldes en todos los sentidos y que nos trajo a una mujer real en sus anuncios.

Este año da un salto más allá y reivindica el respeto para todo tipo de mujer, se dedique a lo que se dedique, decida hacer lo que haga y elija la estética que elija, porque cada persona es dueña de sus decisiones.

Escoge historias de mujeres reales para la creación de este spot en el que decide borrar de un plumazo estereotipos y juicios. Para ello, parte de lo que los arquetipos exigen a las mujeres:

-Eres rubia, delgada y mona: ¿cómo vas a ser boxeadora?

-Eres una chica muy entrada en carnes: ¡jamás vestirás bien ni serás bloguera de moda!

-Tienes ya muchos años: ¿no puedes vestir acorde a tu edad?

-Tienes un pelo muy feo: ¿no deberías hacer algo con él?

Estos y otros muchos veredictos se presentan a lo largo del anuncio. Hasta que todo da un giro, con el: “¡Ni hablar!” de las protagonistas que sentencian: “tú no eres yo, yo soy yo”. “Mi belleza, mi decisión”.

Y este último clamor: #MiBellezaMiDecisión es, precisamente, el hashtag creado por la marca para que todas las mujeres reivindiquemos que: ¡nuestro estilo es el que es, nos sentimos guapas así, nos queremos, nos aceptamos y nos respetamos a nosotras mismas! Lo sentimos por la industria cosmética y sus patrones.

¿Alguna vez te han dicho lo que podías o no hacer? ¿Y lo que podías o no mejorar? ¿Cuál es tu decisión y tu belleza?

Compartir:

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Hola! ¿Quieres conocer noticias interesantes de una publicidad hecha de otra manera, de un marketing slow y creativo?

Déjanos tu email y te las mandamos. Prometemos no ser pesados.

*Recibirás un correo de confirmación en este email, el alta no estará completa hasta que verifiques tu email. Así nos aseguramos de que nadie te suscribe sin tu consentimiento.

¡Hola! ¿Quieres conocer noticias interesantes de una publicidad hecha de otra manera, de un marketing slow y creativo?

Déjanos tu email y te las mandamos. Prometemos no ser pesados.

*Recibirás un correo de confirmación en este email, el alta no estará completa hasta que verifiques tu email. Así nos aseguramos de que nadie te suscribe sin tu consentimiento.