Sé slow, no seas eficaz ni inteligente. Consejos de Rafael Santandreu

282
0
Compartir:
No seas eficaz ni inteligente

Cuando una filosofía coincide de pleno con la nuestra, con este concepto slow marketing de trabajar y de vivir, no podemos menos que sentirnos extremadamente felices, porque vemos que el mundo está entendiendo lo que nosotros.

Rafael Santandreu es un psicólogo cognitivo autor de grandes éxitos como: “El arte de no amargarse la vida”, “Las gafas de la felicidad” y “Ser feliz en Alaska”. Su manera de entender el arte de vivir, simplemente: ¡nos fascina! porque no podemos estar más de acuerdo.

Él dice que en sus conferencias enfada a mucha gente ¡y no lo dudamos! porque lo que proclama es simplemente tan sencillo que es muy difícil de ver, precisamente porque nos han educado para todo lo contrario: para complicarnos.

Nosotros hemos estado en una de esas ponencias. Allí nos quedó claro que ser feliz es muy fácil, sólo debes hacerte una pregunta: ¿te lo quieres permitir?

En este post te traemos sus claves, que intentamos hacer nuestras, de slow marketing, día a día, porque no es tan fácil cambiar esos patrones que hemos aprendido. Este es nuestro aprendizaje de ese encuentro:

Las claves de Santandreu: vencer la ansiedad de rendimiento

La ansiedad de rendimiento es cuando nos estresamos más de la cuenta al tener que realizar una tarea. En la sociedad actual ocurre muy a menudo, creo que todos hemos podido sentir ese malestar alguna vez. Por eso en slow marketing, os traemos periódicamente algún consejo slow contra ello.

Realmente es un problema cuando llega a límites muy elevados: tener que corregir un examen una y otra vez por temor a equivocarse, repasar un informe compulsivamente para que no haya ninguna confusión, miedo continuo al error… Sí, lo sabemos… nosotros también nos vimos identificados…

Santandreu nos lo dejó clarísimo: tu trabajo no es tan importante, ¡ningún trabajo lo es! Lo realmente primordial en esta vida es la tranquilidad, el amor y la felicidad.

¿Y como se consigue la felicidad? Estas son las 3 claves que nos dio:

1. Sé menos eficiente: no se va a caer el mundo, al contrario   

¿Realmente para qué sirve la eficiencia?: para producir más y más. ¿Y para qué queremos producir más y más?: para consumir más y más. ¡Pero llega un punto en que no podemos consumir más!

Relojes, consumismo, correr… de un lado, a otro… Todo el tiempo haciendo cosas útiles, nunca desconectamos… y no sabemos ni para qué…

Él visitó Cuba en su peor momento, no tenían caprichos pero no les faltaba comida, y a las tribus del Amazonas, que sólo trabajan 1 hora y así obtienen lo necesario para vivir ese día ¿para qué van a pescar o cazar más?

Después sintió vergüenza al volver a este mundo y darse cuenta de que podía entrar en cualquier bar y pedir 50 cervezas si quería: ¡se las ponían y las podía pagar! ¿Pero para qué quería 50 cervezas?

¿Cuántos pares de zapatos tienes? ¿De verdad los usas todos? Pues eso… ¡Yo llegué a contar más de 20 pares! y realmente me pongo casi siempre los mismos…

2. Acepta que no eres inteligente (ni tú, ni nadie) 

Por mucho que intentes aprender y acumular saber, realmente no sirve para mucho. Los seres humanos no tenemos ni idea de lo más básico: ¿qué hacemos aquí? ¿qué había antes de venir y qué hay detrás?

Partiendo de no saber lo más importante de nuestra vida, ya tenemos claro que no podemos dárnoslas de inteligentes. Pero precisamente desde esa modestia podemos relajarnos y aceptar la vida en toda su sencillez. ¡Así lo creemos en slow marketing!

3. Siéntete igual a todas las personas de este planeta 

Tú eres igual a cualquier persona que habita este planeta. Realmente todos somos como esos indios del Amazonas. Podemos vestir ropas y trajes caros pero debajo de ellos estamos igual de desnudos, sentimos igual.

¡Basta de dárnoslas de que somos otra cosa! Es llegar a la mayor humildad para sentirnos más felices con nosotros mismos: una humildad entendida a un nivel muy profundo, muy radical, el de sentirnos muy pequeños en ese inmenso mundo que no comprendemos.

¡Tómate la vida mucho más slow! 

Para él los grandes héroes que tomamos de referencia y encumbramos no lo son: esos deportistas que entrenan muchísimas horas, y que se retan y divierten de esa forma tan obsesiva, no pueden ser realmente felices, no se relajan.

En su opinión deberían ser idolatrados aquellos de menor “rango”, que juegan 30 horas a la semana y el domingo se van de costillada con sus amigos. ¡Esos sí saben lo que es el equilibrio!

¿Y tú? ¿Sabes de equilibrio? ¿A partir de ahora aplicarás estas claves contra la ansiedad de rendimiento? ¡Nosotros las tenemos claras y en aplicación constante!

Compartir:

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Hola! ¿Quieres conocer noticias interesantes de una publicidad hecha de otra manera, de un marketing slow y creativo?

Déjanos tu email y te las mandamos. Prometemos no ser pesados.

*Recibirás un correo de confirmación en este email, el alta no estará completa hasta que verifiques tu email. Así nos aseguramos de que nadie te suscribe sin tu consentimiento.

¡Hola! ¿Quieres conocer noticias interesantes de una publicidad hecha de otra manera, de un marketing slow y creativo?

Déjanos tu email y te las mandamos. Prometemos no ser pesados.

*Recibirás un correo de confirmación en este email, el alta no estará completa hasta que verifiques tu email. Así nos aseguramos de que nadie te suscribe sin tu consentimiento.