¿Qué es fidelizar? 5 consejos para lograrlo. Todos queremos que nos quieran, los clientes también.

Compartir:
Fidelizar

Todos hemos oído hablar de fidelidad y tenemos muy claro lo que significa: ser leal a algo o a alguien, una causa, un proyecto, una persona…

Como ciudadano de a pie, usuario de productos y servicios, o como gestor o miembro de un negocio, el concepto de “fidelización” es muy importante y, desafortunadamente con el estrés y los quehaceres de cada día se nos olvida: ¡los árboles no dejan ver el bosque!

¿Por qué las personas volverán a tu negocio? ¿Como cliente: qué hace que elijas el producto o los servicios de una empresa o persona y no de cualquier otra? ¡Os traemos todas las claves!

Fidelizar: ¡pidamos que nos cuiden y cuidemos!

Desde slow marketing te traemos las claves para que puedas fidelizar a tus clientes, también os contamos porqué hay empresas y personas que nos conquistan y otras que no saben hacerlo bien.

El trato humano y el cuidado entre las personas es lo fundamental en todo, también en el intercambio de bienes y servicios: cuando vamos a adquirir algo y cuando ofreces aquello a lo que te dedicas.

¿Qué es la fidelización en un negocio?

La fidelización es: conseguir que las personas vuelvan a tu negocio, que les satisfaga lo que les ofreces y se encuentren a gusto con tus productos y servicios.

En todo intercambio de bienes y servicios es muy importante la recurrencia: mejor tener un cliente que vaya a menudo que muchos que sean nuevos. Lo genial es una combinación de ambos pero muchos negocios se preocupan más de la captación de clientes que de hacer que vuelvan.

Fidelizar es, por lo tanto, conseguir que tus clientes quieran volver. ¿Y cómo podemos lograr eso?

Como cliente: ¿cuándo vuelves a un negocio?

Todos somos clientes, así que es fácil preguntarnos a nosotros mismos: ¿cuándo somos fieles a una empresa o a los servicios de una persona? ¿Cuando nos tratan bien, verdad? ¡Así de fácil!

Pues eso es: vuelves a comprar un producto o a adquirir un servicio cuando te ha gustado y la atención ha sido buena.

¿A que te agrada sentirte querido? ¡A todos nos gusta! Realmente, es algo que necesitamos, en la vida en general y cuando acudimos a adquirir un bien o un servicio, también.

Fidelizar es muy sencillo si sabes cómo

El producto o servicio debe ser beneficioso para el cliente, pero el trato también y os diría que es lo esencial porque productos y servicios hay muchos, competencia igualmente, así que la diferencia principal está en la atención, en cómo cuidas a tu clientela.

A veces nos complicamos -¡todos!- en intrincadas estrategias de marketing, nos preguntamos qué hacer para captar clientes, nos devanamos la sesera para ofrecerles algo interesante y después, cuando conseguimos lo más difícil, que el cliente venga, se nos olvida cuidarlo.

Era lo que comentaba antes con que los árboles no nos dejan ver el bosque: ¡el buen trato a un cliente es básico! y no podemos olvidarlo nunca, ni por volumen de trabajo, ni por cansancio, ni por pensar en la cuenta de resultados… ¡Nunca!

5 Consejos Slow Marketing para fidelizar a tus clientes

¿Cómo puedes fidelizar a tus clientes?: ¡queriéndoles y cuidándoles! Te traemos 5 Consejos para querer a tus clientes mediante el slow marketing:

  • Haz que se sientan especiales. Si estás con un cliente céntrate en él. Tendemos a la dispersión, pero eso no hace que una persona se sienta querida.
  • Soluciona sus dudas. Atiende con cariño a todo lo que te pregunten. Sabemos que a veces podemos ser pesados preguntando !todos! Pero es que antes de invertir dinero necesitamos saber cosas… en fin… así somos…
  • Resuelve sus problemas. Tus productos y servicios serán mejor entendidos si ayudan a resolver problemas. Siempre están para eso, no lo olvides, muestra a tu cliente lo que le solucionas y cómo le ayudas.
  • Acuérdate de ellos. Es bueno para ti porque puede que contraten o compren algo más, te recordarán y ellos se sentirán queridos: así que si llevan tiempo sin ir a tu negocio, contacta con ellos y diles que les echas de menos, con cariño y sin presión, por supuesto.
  • Ten detalles. De vez en cuando hazles algún regalo: un descuento, algo añadido, un pequeño regalo… Que sientan que son especiales para ti y tu negocio.

No hacen falta grandes parafernalias, ni mucha inversión, son pequeños detalles, sencillos. En un próximo post os contamos ejemplos de fidelización que todos podemos llevar a cabo, ¡y también errores! para que no los cometas en tu negocio.

¿Qué empresas han conquistado tu corazón? ¿Cuidas la fidelización en tu negocio?

 

Compartir:

Dejar un comentario

¡Hola! ¿Quieres conocer noticias interesantes de una publicidad hecha de otra manera, de un marketing slow y creativo?

Déjanos tu email y te las mandamos. Prometemos no ser pesados.

*Recibirás un correo de confirmación en este email, el alta no estará completa hasta que verifiques tu email. Así nos aseguramos de que nadie te suscribe sin tu consentimiento.

¡Hola! ¿Quieres conocer noticias interesantes de una publicidad hecha de otra manera, de un marketing slow y creativo?

Déjanos tu email y te las mandamos. Prometemos no ser pesados.

*Recibirás un correo de confirmación en este email, el alta no estará completa hasta que verifiques tu email. Así nos aseguramos de que nadie te suscribe sin tu consentimiento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies