¿Tenemos demasiadas cosas? Practicando slow marketing en el tener: el minimalismo

225
0
Compartir:
Minimalismo

En slow marketing llevamos tiempo reflexionando sobre la cantidad de cosas que acumulamos: en la oficina, en nuestras casas, en nuestras vidas… ¿De verdad son necesarias? o al final únicamente nos quitan espacio ¡y hasta nos estresan!

Hace tiempo un profesor de diseño gráfico, llamado Jose Oyarzábal, me enseñó una frase que me ha acompañado a lo largo de mi vida laboral: “menos es más”. Siempre me acuerdo de él ante una composición y, muchas veces, elimino elementos. Es uno de los mejores consejos que me han dado en la vida.

Y en esto consiste el minimalismo, una tendencia que vuelve a estar de moda pero no sólo en el arte, también en la vida: contra la abundancia inconsciente y -a veces- insultante que nos rodea, nos trae la reflexión de elegir lo esencial, de quedarnos con lo imprescindible.

Un modo de volver a organizarnos y a replantearnos las cosas que nos encanta, porque es muy slow, está muy en la filosofía slow marketing. 

Minimalismo: elijamos lo imprescindible, lo esencial, lo importante

Te hacemos partícipe de esas preguntas que nosotros nos hemos hecho. Estas son algunas de las elegidas, así… a modo de mero ejemplo, pero podríamos hacernos muchas más:

  • ¿Cuántos vaqueros tienes?: ¿y cuántos te pones realmente?
  • ¿Cuántos libros hay en tus estanterías?: ¿los vas a volver a leer todos?, ¿dispones de tiempo para ello?
  • ¿Cuantos cuadernos, bolígrafos, post it, papeles antiguos, clips, rotuladores y demás… acumulas en tu oficina?
  • ¿Cuántas cremas, sombras de ojos, maquillajes, perfumes, champús y otros potingues… se amontonan en tu cuarto de baño?

Tenemos tendencia a acumular, en todo…

Sí, acumulamos objetos, imágenes en Instagram, publicaciones en Facebook, libros en el ebook, canciones en iTunes… tenemos más interés en atrapar los momentos -bueno, en intentarlo- que en disfrutarlos, en mostrarlos que en vivirlos… en la cantidad, más que en la calidad.

Almacenamos objetos, cosas tangibles y también elementos intangibles: ideas, pensamientos, juicios… Llegan y ahí se quedan, sin que hagamos nada por poder cambiarlos de sitio, sacudirles el polvo, sacarlos de nuestras vidas…

5 Consejos slow marketing para practicar el minimalismo

Vamos a ver varias maneras de practicar el slow en el tener. Hay 3 definiciones esenciales en todo esto, que representan 3 métodos complementarios e imprescindibles para la mejora de nuestra vida y de nuestro mundo, se trata de:

  • Reciclar: transformar materiales ya usados para que puedan volver a ser utilizados.
  • Reutilizar: se trata de utilizar nuevamente elementos usados, normalmente con un fin diferente al anterior.
  • Reducir: simplificar en lo que consumimos y en lo que compramos, para acumular y desperdiciar menos.

Desde ellos, que siempre debemos tener presentes, os traemos 5 consejos sobre qué podemos hacer con todo eso que amontonamos:

  1. Existen numerosas plataformas online que nos permiten vender todo eso que tenemos en casa: desde el robot masajeador que nunca utilizaste hasta la sofisticada máquina de entrenamiento que iba a convertir tus abdominales en acero de barco. También esos zapatos, camisetas, vestidos… que compraste y no te pusiste o que ya no te gustan. ¡Libera tu armario y consigue dinero extra! Os dejamos un ranking con las mejores plataformas online para vender cosas de segunda mano.
  2. Libros liberados o Bookcrossing -en inglés-. Este es un concepto que nos encanta, se trata de dejar esos libros que ya no vas a volver a leer en sitios públicos: bancos, parques, estaciones de tren… De esa manera otros podrán disfrutar de ellos. Así puedes ofrecer tus libros a otras personas, mucho más útil que que estén abarrotando tus estanterías ¿no? La única “norma” de alguien que encuentra estos libros es volver a dejarlos libres una vez leídos.
  3. Armarios con espacio. Hoy en día han profilerado las tiendas de ropa de segunda mano, así que además puedes ganar algo de dinero extra a la vez que despejas tus roperos. También hay ONG que recogen ropa, como Madre Coraje, que nos ofrece contenedores para depositarla.
  4. Papel que nos invade. En mi caso, he guardado -y aún sigo cayendo en ello, en ocasiones- mucho papel a lo largo de mi vida: apuntes, cuadernos, documentos… Aquí nuestro consejo es optar por el reciclaje: ¡a por el contenedor azul!
  5. Reduce tu consumo. Una vez que consigas liberar esta aglomeración de cosas que te rodean, lo ideal es reducir el consumo. ¡Nosotros ya lo estamos practicando! Sólo compra y reént lo necesario.

¿Y tú, qué haces para reciclar, reutilizar y y reducir? ¿Te unes a nuestra filosofía de incorporar el minimalismo en nuestras vidas?

Compartir:

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Hola! ¿Quieres conocer noticias interesantes de una publicidad hecha de otra manera, de un marketing slow y creativo?

Déjanos tu email y te las mandamos. Prometemos no ser pesados.

*Recibirás un correo de confirmación en este email, el alta no estará completa hasta que verifiques tu email. Así nos aseguramos de que nadie te suscribe sin tu consentimiento.

¡Hola! ¿Quieres conocer noticias interesantes de una publicidad hecha de otra manera, de un marketing slow y creativo?

Déjanos tu email y te las mandamos. Prometemos no ser pesados.

*Recibirás un correo de confirmación en este email, el alta no estará completa hasta que verifiques tu email. Así nos aseguramos de que nadie te suscribe sin tu consentimiento.