¿Cuidan las empresas a su público interno? Ese gran desconocido… Poco slow marketing…

Compartir:
cuida a tu trabajador

Hoy quiero empezar dándoos las gracias a todos. Ayer ya confesé que comencé el día con la tecnología rebelándose, el principio fue tremendo en estrés pero decidí respirar y escribir un post dedicado a eso: a qué hacer cuando las cosas fallan.

El resultado fue una gran respuesta por vuestra parte ¡ha sido el post más exitoso de mi larga carrera en este blog (14 días laborales con contenido diario). Por eso: ¡gracias! por cambiar un día que se preveía “regular nada más” en: ¡un jueves magnífico!

Y tras esto: ¡Vamos a por el post de hoy! Después de muchos años trabajando en diferentes empresas puedo dar mi opinión sobre cómo tratan a su público interno. En este artículo hablo de experiencia propia y de vidas laborales ajenas.

En general pocas empresas parecen tener en cuenta el concepto slow marketing con su público interno, pero siempre hay lugar para la esperanza…

¿Qué es el público interno?: ese gran desconocido…

No pretendo dar una definición de libro ni hacer una tesis con palabras técnicas, quiero explicarlo de manera que lo entendamos. Toda empresa, organización, entidad de cualquier tipo -que se precie o no- tiene varios públicos. Y esto ocurre aunque sea más o menos consciente de ello… porque, a veces, hay poca reflexión al respecto.

Cuando hablamos de público, nos referimos, simplemente a un conjunto de personas. Esos grupos los podemos diferenciar por diversas características: pues no es lo mismo un cliente asiduo que alguien que aún no lo es y que la empresa quiere captar.

A la hora de hablar de clientes: sí, esos que ponen sus cuartos a disposición de la empresa, es evidente que todas las entidades económicas tienen claro que deben cuidarlos para que sigan adquiriendo sus productos o servicios. Bueno… alguna que otra ni siquiera esto.

Sin embargo, cuando hablamos del público interno parece que ese concepto de cuidarlo y fidelizarlo no queda tan claro… ¡Craso error! porque hablamos de ese conjunto de personas con una relación más estrecha con la empresa: sus proveedores y sus trabajadores (desde el máximo directivo al último eslabón de la cadena)…

Si trabajas en una empresa, eres su público interno: ¡sí, tú!

¿Lo habías mirado así? Se habla mucho de cuidar el trabajo, de luchar por él, de ¡peligro! que está la crisis, de no hacer mucho ruido… Pero: ¿por qué no se habla tanto de que hay que cuidar al trabajador?

Conozco varias empresas donde sus trabajadores hablaba muy mal de la organización. ¿Qué peor reputación puede haber? Los trabajadores son representantes de la empresa, según lo que digan, el prestigio de la misma puede quedar en entredicho. Esto siempre ha sido muy importante pero más aún en nuestros días, ¡con la irreverente creación de las redes sociales!

Como empresa: el público interno es tu máximo representante. También en redes sociales…

La revolución de las redes ha supuesto la rebelión de las masas. ¡Algo que nos encanta en Slow Marketing! porque esto nos obliga a todos a ser más transparentes, más sinceros y honestos… también a las empresas. Todos conocemos casos en los que un trabajador ha boicoteado por redes a alguna entidad que no le trataba demasiado bien.

También me he encontrado situaciones en las que los directivos pedían que compartiéramos algo en nuestras redes sociales personales ¡y no queríamos hacerlo! Y es que el propio público interno debe sentirse tan comprometido con la empresa, tan partícipe y tan feliz como para que sea tu cliente más fiel y convencido.

¡Como para que salga de él compartir todo de la entidad en sus redes sociales! ¿Te sientes así en la empresa en la que trabajas? ¿tu empresa transmite esto a sus trabajadores?

¡Ya, si hablamos de esto en España parece que hablemos de ciencia-ficción! Me imagino vuestras caras de sarcasmo al otro lado de esta pantalla… Y mejor ni hablamos del sector del marketing y de la publicidad… Pero recordad que había lugar para la esperanza.

Empresas y conceptos para la esperanza…

No hace falta irse al otro lado del planeta para ser un trabajador cuidado por su empresa, os prometemos que también se encuentran en nuestro país -y cada vez más-. De hecho es inteligente saber que cuanto más feliz se sienta un trabajador, mejor será su productividad.

Por eso hay empresas que están gratificando y fidelizando a sus empleados, ya sea con plus económicos o con el llamado “salario emocional”: formación, deporte, flexibilidad horaria…

Inditex o Mercadona reparten primas entre sus trabajadores. Amazon les da bonus y acciones. Liberty Seguros o Mahou permiten practicar deporte o hacer meditación en sus instalaciones.

¡Nos encanta! Así que seguiremos profundizando en el tema. ¿Y vuestra empresa? ¿está incluida en este concepto de empresa moderna?

 

Compartir:

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Hola! ¿Quieres conocer noticias interesantes de una publicidad hecha de otra manera, de un marketing slow y creativo?

Déjanos tu email y te las mandamos. Prometemos no ser pesados.

*Recibirás un correo de confirmación en este email, el alta no estará completa hasta que verifiques tu email. Así nos aseguramos de que nadie te suscribe sin tu consentimiento.

¡Hola! ¿Quieres conocer noticias interesantes de una publicidad hecha de otra manera, de un marketing slow y creativo?

Déjanos tu email y te las mandamos. Prometemos no ser pesados.

*Recibirás un correo de confirmación en este email, el alta no estará completa hasta que verifiques tu email. Así nos aseguramos de que nadie te suscribe sin tu consentimiento.