Objetivos en Marketing: 5 consejos y ¿qué es un objetivo?

Tener un objetivo cuando hablamos de marketing, también cuando hablamos de cualquier cosa de la vida: ¡es básico! Sin embargo a veces nos angustiamos con ello, vamos a tratar de analizar todo esto y de ver cómo pensar en objetivos sin que haya estrés.

A algunos os resultará de Perogrullo eso de hablar de “objetivos”: «pues claro», pensaréis… Sin embargo, si sois honestos con vosotros mismos… no siempre sabemos enfocarnos en algo y no mirar más allá. De hecho nos cuesta ¡y mucho!…

En vuestro negocio, como trabajadores de marketing –el lunático sector- incluso en vuestras vidas… preguntároslo: ¿tengo ahora mismo sólo un objetivo claro -sin batiburrillo- que me guía y en el que me centro sin estrés ni agobio? Ya…

Definición de Objetivo. ¿Qué es un objetivo?

Definición Slow Marketing de Objetivo: es un hito donde llegar, simplemente. A veces lo revestimos de demasiada responsabilidad y no debe ser así. Por eso deben ser pequeños, simples y realistas.

Es decir… si te planteas ser astronauta: no te compres el traje espacial –que cuesta 10 millones de euros, por cierto-. Empieza por investigar páginas que te informen verazmente de lo que hay que hacer para esa profesión.

La RAE lo asocia a lo militar: “punto o zona que se pretende alcanzar u ocupar como resultado de una operación militar”. Pero nos sirve porque es muy gráfico: ¡es aquello a lo que te enfocas! ¡Y sólo una cosa, pues habla en singular!

El Objetivo en Marketing ¡y en la vida!

Tras años trabajando en Marketing y Publicidad, me he dado cuenta de que muchas veces los árboles no nos dejan ver el bosque… en demasiadas ocasiones… ¡sorprendente cuántas! ¡y también en a empresas grandes y con muchos recursos!

He visto campañas, en las que se ha invertido mucho dinero, tiempo y medios y donde el objetivo no está nada claro, se ha olvidado, mezclado, confundido…

Esto ocurre a menudo, por eso hoy vamos a reflexionar sobre lo que se necesita para tener un buen objetivo en marketing ¡y en la vida! De esta manera, lo vamos a tener más claro.

5 consejos para todo Objetivo, también para Objetivos de Marketing

1.Analizado. ¡Enfócate! Primero, párate. Piensa en lo que quieres conseguir ahora. Concéntrate en sólo 1 cosa. Piensa en ese centro de la diana y tenlo claro. Vamos a salto de mata pero correr sin saber a dónde cansa… ¡y para nada!

Un ejemplo con la red social Twitter: si acabas de abrir un Twitter para un negocio, lo primero es tener seguidores en esta red social. Así que centra tus recursos en ello, no busques -por el momento- objetivos como que tus publicaciones tengan muchas interacciones o que el público contacte contigo, contrate tus servicios o compre tus productos.

2.Necesario. No busques un objetivo que no necesites en ese momento. Ve a lo importante y lo básico para cada vez.

En el ejemplo que tenemos: no te saltes lo principal: tener seguidores en tu Twitter y quieras tener muchos retuits. ¡Porque no tienes público aún para lograrlo!

3.Cercano. Busca ir paso a paso, si lo expresamos gráficamente: enfócate al objetivo que esté primero, el que aparece visualmente en primera línea, luego ya irás al siguiente y al otro, poco a poco y despacito… ¡como la canción del verano!

En el ejemplo: primero nos apuntamos a listas, seguimos a gente del sector que nos interesa, retuiteamos, damos a “me gusta”… así vamos obteniendo seguidores y… después… pasamos a otros objetivos: obtener retuits, “me gusta”… Poco a poco: vender…

4.¡Uno! Sencillez, simplicidad… Busca uno cada vez, no compliques. Todo tiene un proceso, la gestión y los enfoques también, si mezclas demasiado las cosas harás un bosque y no verás el árbol. Ve árbol a árbol.

El ejemplo: 1º.Buscamos y obtenemos seguidores de forma natural; 2º.Invertimos en Twitter para lograr más; 3º.Vamos interactuando con ellos y creando una relación; 4º.Hacemos una campaña genial para ofrecerles nuestros productos y servicios y poder vender…

5.Alcanzable. El objetivo único que elegimos para cada hito de nuestro proceso debe ser realista, de hecho, muuuy realista, para no frustrarnos.

Así, en nuestro ejemplo: si el primer día que hemos creado el Twitter pretendemos vender: ¡será absolutamente imposible porque no tenemos público! y pensaremos que esta red social no sirve para nada.

En resumen… para lograr tus objetivos en marketing y en la vida:

Be water my friend, ve poco a poco, conforme al objetivo de cada momento, enfócate en ese centro de la diana y no mires más allá, céntrate en tu «ahora».

¿Eres de los empresarios que quiere vender desde el minuto uno? ¿trabajas para un negocio que no entiende lo de paso a paso?: ¡tatuaros estos consejos! ¡despacito y con buena letra, ya lo decían nuestras abuelas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *