5 consejos Slow Marketing contra el Estrés: ese Alien que llevas dentro

246
0
Compartir:
El estrés es un allien y 5 cosejos slow marketing

En Slow Marketing sabemos que el estrés es el mal de nuestros días. Lo tenemos de todo tipo y de muchos colores: estrés porque no cumplo plazos en el trabajo, estrés porque mi vida no va como quiero, estrés porque deseo que llegue ese día que tanto espero, estrés porque hago 3 cosas al mismo tiempo (sí, los hombres de hoy también lo intentan…)… Estrés, estrés, estrés…

Realmente, cause lo que cause nuestro estrés, es algo que nos altera y que no nos permite disfrutar del momento presente, ese que -verdaderamente- es el único que existe.

Por eso, Slow Marketing es huir de esta dolencia. Con ese malestar perdemos criterio, creatividad, mermamos nuestra atención y no podemos disfrutar de lo que hacemos.

Nosotros reivindicamos que las cosas necesitan sus tiempos: un bizcocho tiene el periodo de horno que tiene para que no nos salga espachurrado… Pues igual… cada cosa que hacemos en nuestra vida tiene una duración determinada y tenemos que asumirla ¡o la estropearemos! Nos gusta el trabajo cuidado y bien hecho.

Hemos vendido nuestra alma a la adrenalina  

Esa es nuestra historia actual. ¿No envidiáis a nuestros abuelos cuando se sentaban en el porche a no hacer nada? ¿no recordáis con cariño esos días en los que nos aburríamos de niños? Ahora no se aburren ni los niños, parece que esta prohibido parar (de la necesidad de detenernos ya hablamos en otro post).

Hemos vendido nuestra alma a la adrenalina, a hacer y hacer, siempre estamos realizando cosas. Lo malo es cuando ese ritmo nos acelera, nos agarra el corazón en un puño, nos corta la respiración y aprendemos a vivir así… día tras día. 

¿Qué es el estrés según Slow Marketing?

El estrés es tener miedo, miedo a no cumplir expectativas, esas que muchas veces nos hemos inventado nosotros mismos o que hemos recogido de otros, incluso adelantándonos y poniéndolas en la cabeza de los demás, cuando a lo mejor ellos no las tenían. 

Es mirar el reloj continuamente, correr en cada momento del día, tener la sensación de que no llegamos, llevar el pulso, las entrañas y el cuerpo acelerado todo el tiempo…

¿Qué nos ofrece el estrés y qué nos quita según Slow Marketing?

Analicemos la situación de forma lógica, como a nosotros nos gusta:

¿Qué nos ofrece el estrés?: nudos en la barriga, contracturas musculares, dolor de cabeza, ir corriendo a todas partes, no centrarnos, trabajar mal… así podría seguir durante 3 posts más…

¿Qué nos quita el estrés? Vamos a citar 4 cosas, así por escoger algunas…:

  1. La Serenidad: esa sensación -cada vez más rara, rara, rara- de estar tranquilo con uno mismo, en paz…  
  2. El Presente. Eso tan extraño de estar disfrutando en cada momento de lo que hacemos, sin pensar en lo que viene después o en lo que tengo que hacer -nota: el whatsapp y la tecnología no ayudan nada nadita en esto-.
  3. La Perspectiva. Si vamos acelerados no podemos pensar, ni ver las cosas con tranquilidad, sin precipitarnos.
  4. La Eficiencia. Con estrés nos concentramos menos y peor. ¡Nos convertimos en chapuceros!

5 consejos Slow Marketing contra el estrés

La pregunta es: ¿tiene solución? ¿De verdad en esta vida, en este marco actual, con las exigencias que nos impone el mundo -a veces somos peores nosotros mismos con nuestro juez interno- puedo no estar estresado?

La señora del cardado que sabe más de tu vida que tú y tus amigos los racionitis está claro que dirán que así son las cosas y que cuanto antes las aceptes, mejor. Sin embargo, nosotros somos Slow Marketing y te decimos que: ¡Sí… tiene remedio!

5 maneras de afrontar el estrés:

  1. Repira. Ya conocemos eso de respirar, de hecho es hasta necesario… mira tú… Lo curioso es que se nos olvida hacerlo de verdad, sin el piloto automático en modo supervivencia. 
  2. Desenfoca. Deja de enfocarte en el punto de estrés: ese trabajo a entregar, esa cita a la que no llegas, ese compromiso al que no quieres ir… Si es toda tu vida: aconsejamos eso de parar y replantearse las cosas. 
  3. Medita. Puedes hacerlo de la manera que elijas: con una música de fondo, guiándote por vídeos de youtube -hay varios, a nosotros nos gustan mucho los de Vicente Simón pero hay un montón-. 
  4. Haz ejercicio. Puedes pasear, hacer yoga, coger la bici… ¡Eso sí! ¡que no se convierta en un nuevo estrés, que es que al Allien lo tenemos muy arraigado y se enfoca en diferente actividad demasiado rápido!
  5. Hobbies de desconexión. Baila, Lee, canta, dibuja… Haz hobbies no productivos, fuera de esta vida de racionalidad y eficiencia. Te ayudan a enfocarte en algo diferente, así liberas tu mente.  

¿Y el tuyo? ¿cómo de grande es tu Alien del estrés? ¿y cómo acabas con él? 

Compartir:

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Hola! ¿Quieres conocer noticias interesantes de una publicidad hecha de otra manera, de un marketing slow y creativo?

Déjanos tu email y te las mandamos. Prometemos no ser pesados.

*Recibirás un correo de confirmación en este email, el alta no estará completa hasta que verifiques tu email. Así nos aseguramos de que nadie te suscribe sin tu consentimiento.

¡Hola! ¿Quieres conocer noticias interesantes de una publicidad hecha de otra manera, de un marketing slow y creativo?

Déjanos tu email y te las mandamos. Prometemos no ser pesados.

*Recibirás un correo de confirmación en este email, el alta no estará completa hasta que verifiques tu email. Así nos aseguramos de que nadie te suscribe sin tu consentimiento.